Ladrones de tiempo: ¿Quiénes son y cómo combatirlos?

Published last year in General - 0Comments
ladrones de tiempo

Llegas a la oficina, lees el email, entras a echas un vistazo a las noticias, recibes alguna llamada, un compañero te interrumpe para hacerte alguna consulta y cuando quieres darte cuenta ya son las 12 del mediodía y no has hecho apenas nada de las tareas que tenías planteadas. Son los llamados ladrones de tiempo y que terminan convirtiéndose en un obstáculo para nuestros objetivos profesionales, familiares, personales y sociales. De hecho, sucumbir a ellos nos lleva a postergar o a no conseguir nuestros objetivos, ya que pueden quitarnos entre un 50% y un 70% de nuestras horas efectivas de trabajo. Por esta razón es por lo que muchas veces tenemos la sensación de no haber sido productivos a pesar de no haber parado ni un momento.

El tiempo es irrecuperable e irremplazable. Por eso, saber gestionar bien el tiempo es saber gestionar nuestra vida. Y esto empieza por saber combatir a los ladrones de tiempo. Cada uno debe saber identificar cuáles son los suyos, aunque algunos de ellos son comunes para todos.

ladrones de tiempo

1. Correo electrónico

Aunque no te lo creas, el email nos roba más tiempo de lo que pensamos. Si eres de los que no puede resistirse a abrir el correo cada vez que recibe una notificación, ya sabes cuál es el primer ladrón de tu tiempo. Y es que, a pesar de que solamente tardemos uno o dos minutos en leer y responder, realmente estamos perdiendo la concentración de lo que estamos haciendo.

2. Internet y las redes sociales

Internet y las redes sociales también son uno de los principales ladrones de tiempo de nuestra jornada laboral. Seguro que más de una vez has entrado a ver cómo iba todo por Facebook mientras trabajabas. El problema no es hacerlo una vez al día, sino hacerlo de manera recurrente. Según un reciente estudio, los trabajadores interrumpen su trabajo cada 10 minutos aproximadamente para mirar las redes sociales y actualizar su estado.

3. Multitarea

Por mucho que nos empeñemos, debemos admitir que no somos superhéroes y que no podemos hacer mil cosas a la vez. El problema de querer hacerlo todo es que al final terminamos no haciendo nada, ya que la concentración no es la misma. Acostúmbrate a hacer primero una cosa y después otra. De esta forma, verñas como tu productividad aumenta considerablemente.

4. Reuniones

Es evidente que las reuniones son necesarias, pero siempre que se traten temas fundamentales y no se fijen cada dos por tres para cuestiones triviales o no cuenten con una buena planificación. Si no se definen los temas a tratar ni se establece un tiempo máximo, se puede acabar afectando al trabajo.

5. Teléfono móvil

En este sentido, Whatsapp es el mayor culpable. Según un estudio llevado a cabo por el periodista Francisco Canals, 1 de cada 3 trabajadores mira el móvil 4 veces de media cada hora.

6. Interrupciones

Seguro que más de una vez has estado concentrado en tus cosas y algún compañero ha venido a realizarte alguna consulta o a pedirte algo. Pero las llamadas de teléfono también son un importante ladrón de tiempo. Interrupciones que hacen que los minutos se nos vayan de las manos sin que se trate de algo realmente urgente.

7. Procastinar

Postergar las tareas para otro día no es malo siempre que no se convierta en algo recurrente. De lo contrario, terminaremos con una pila de trabajo acumulado que nos inspirará aún más pereza y que acabará por estresarnos, lo que además afectará a nuestra productividad.

En definitiva, organizarse bien es la clave para olvidarse de una vez por todas de los ladrones de tiempo. Lo primero que debemos hacer es saber qué tareas debemos completar y después ordenarlas por prioridad. Establece un horario y no te desconcentres mientras estás haciendo una tarea en concreto a menos que sea urgente. Esto no significa que no puedas desconectar unos minutos, pero es importante que también planifiques estos momentos de descanso.

No comments yet