• Home >
  • General
  • > ¡Prueba el método Eisenhower para aumentar tu productividad!

¡Prueba el método Eisenhower para aumentar tu productividad!

Published a few months ago in General - 0Comments

¿Alguna vez te has preguntado qué es lo que hace que unas personas sean más productivas que otras? ¿Estás harto de pasar horas trabajando y sentir que no eres tan eficiente como deberías? Cuando solemos tener una gran carga de trabajo, la productividad se convierte en un elemento clave para poder hacer más cosas en menos tiempo y hacerlas bien. Seguramente ya hayas leído alguna vez sobre métodos para aumentar tu productividad y puede que hayas intentado poner alguno en práctica. Lo cierto es que en la actualidad podemos encontrar muchos, pero también lo es que no todos funcionan de la misma forma ni se adaptan perfectamente a todo tipo de personas y actividades. Hoy en concreto queremos hablarte del método Eisenhower. Un método muy efectivo que ha sido estudiado por muchos expertos  y puesto en práctica por muchas personas desde hace varias décadas debido a sus excelentes resultados.

Dwight Eisenhower fue presidente de los Estados Unidos entre 1953 y 1961. Mientras estuvo en el poder llevó a cabo proyectos muy importantes e innovadores para su país, relacionados con Internet, un nuevo sistema de autopistas, la NASA y las energías alternativas. Pero antes de llegar a ser presidente había ocupado el puesto de general en el ejército, participó en la II Guerra Mundial y llevóa  cabo invasiones en Francia, en el Norte de África y Alemania. Un hombre muy exigente y disciplinado, pero sobre todo muy productivo, consiguiendo mantener un elevado nivel de exigencia durante años. Por esta razón, no es de extrañar que sus sistemas de gestión de tiempo hayan sido objeto de estudio de numerosos expertos en la materia.

método Eisenhower

Este método es conocido como La Caja de Eisenhower y resulta muy efectivo para aquellas personas que deben tomar muchas decisiones a lo largo del día. Gracias a este método, es posible simplificar considerablemente esta tarea. Se trata de un sistema que consiste en dividir las acciones en base a su prioridad. Tareas que deben hacerse inmediatamente, tareas que son importantes pero que peuden esperar, tareas urgentes que pueden delegarse y tareas que pueden eliminarse. Un sistema que puede aplicarse tanto para proyectos de gran envergadura ncomo para pequeñas tareas.

Cada día, durante nuestra jornada laboral, nos enfrentamos a un aluvión de tareas, llamadas, correos interrupciones, etc. Pero, de todo eso que debemos hacer, ¿qué es realmente urgente y qué importante?

Para entender este método, es fundamental que antes comprendas la diferencia entre lo que es importante y urgente. Eisenhower decía que “lo que es importante, rara vez es urgente y lo que es urgente rara vez es importante”. Lo urgente es todo aquello que requiere de nuestra reacción como llamadas de teléfono o correos electrónicos. Mientras que lo importante son los valores u objetivos que nos hemos propuesto a largo plazo. La cuestión es que realizar esta división la primera vez puede ser sencillo, pero hacerlo constamente es lo realmente complicado. Y es precisamente en ello donde radica su principal virtud. Se convierte en un método que nos ayuda a tomar decisiones continuamente, haciendo que nos planteemos si una tarea es realmente necesaria y si debemos eliminarla para evitar repetirla continuamente.

El hecho de priorizar las tareas y eliminar las que no sean realmente importantes es una de las mejores formas de avanzar. Quitar tareas no es motivo para hacer el vago, sino una sugestión para obligarnos a tomar decisiones relevantes y deshacernos de todo aquello que no nos conduzca hacia nuestros objetivos. Muchas personas prefieren mantenerse ocupadas haciendo tareas fáciles que podrían eliminar que enfrentarse a la tesitura de de hacerlo y tener que optar por tareas más complicadas y en las que se sienten más incómodos, lo que finalmente les lleva a pasar más tiempo trabajado y, en definitiva, a ser menos productivas. Reconozcamos pues, que no es la mejor manera de invertir nuestro tiempo. De hecho, mantenerse ocupado sin pensar demasiado no es más que una forma de pereza encubierta.

Si no tienes muy claro si una tarea es importante o no para cumplir tus metas, no tienes más que preguntarte sobre cuáles son los objetivos de tu trabajo y cuáles son los valores que priman en tu vida. De esta forma, decidir qué tareas hacer y cuáles no resulta mucho más sencillo. Solamente tienes que valorar qué es realmente importante para ti.

Pero, ¿qué ocurre con todas aquellas tareas con las que no contábamos y que llegan a nuestra mesa de forma accidental o que no son tan urgentes? Delegar o borrar. Es decir, si la tarea es urgente pero no importante, podemos delegar en otra persona, y si no es ni urgente ni importante, es mejor eliminarla.

Evidentemente el método Eisenhower no es perfecto y, al igual que otros métodos de productividad que podemos aplicar en nuestra jornada laboral, tiene sus carencias. Pero lo cierto es que resulta muy útil para tomar decisiones y ser más productivo pues elimina tareas que absorben nuestro tiempo de forma innecesaria y nuestra energía mental. Lo cual siempre resulta perjudicial cuando el esfuerzzo realizando no está contribuyendo a alcanzar nuestros objetivos.

En nuestros días, la tecnología ha hecho que este tipo de métodos sean más sencillos de llevar a cabo. Es el caso de la aplicación Priority Matrix. Una aplicación que ha resultado ser un completo éxito y que sigue la máxima de Eisenhower. Y, aunque no permite personalizaciones, recientemente ha salido al mercado una potente actualización que soporta la inclusión de archivos adjuntos para que podamos organizar nuestras tareas de una forma más intuitiva y pudiendo integrarse con Dopbox o Google Drive, herramientas que utilizamos cada vez más en nuestro día a día.

 

No comments yet