+34918160238 [email protected]

Mi agencia tiene una oficina muy chula, moderna, con mamparas de vidrio, muebles blancos y pintura en blanco, gris-oscuro y verde pistacho. Estoy sentado en mi despacho amplio, tengo una mesa de reuniones para recibir visitas, y vistas a 5 árboles. Pero no fue siempre así …

A los 19 años, ya tenía formación en informática (una especie de bachillerato de informática), pero me orienté hacia los idiomas que siempre me han encantado: estuve estudiando interpretación simultánea y traducción en la universidad, en los idiomas Alemán, Inglés y Español.

Las tardes, noches, y fines de semana, y prácticamente cada momento libre pasé trabajando para una cantidad creciente de empresas, agencias tradicionales, con el fin de implantarles el canal de marketing digital que, aquél entonces, todavía estaba en sus inicios.

No tenía oficina.

Trabajé desde una habitación en un piso compartido en Graz (si te gusta el fútbol te sonará «Sturm Graz», o al menos conoces a Arnold Schwarzenegger, etc.) donde viví junto con 3 compañeros más.

Me acuerdo todavía de la silla giratoria que venía con la habitación amueblada: era muy pequeña para mi tamaño, de madera dura pintada de negro, y la verdad no invitaba a sentarse mucho tiempo. En algún momento la terminé cambiando por otra, pero durante los primeros dos años me servía.

A mis clientes no les importaba que yo no tenía oficina, ya que estaban tan contentos con los resultados que era capaz de conseguirles. Además, estaban tranquilos sabiendo que podían depositar en mi toda su confianza la hora de vigilar que su facturación seguía creciendo gracias a las estrategias de marketing online que había implantado. Tenía una gran relación con todos ellos (¡y con algunos hasta el día de hoy!).

Miles de años

¿Por qué te cuento todo esto? Pues, porque estás en mi blog, y lo que he escrito arriba forma parte de mi historia – es lo que cuento a mis clientes potenciales, cuando quieren saber cómo he llegado al marketing online y a montar una agencia y, entretanto, he podido ser co-fundador de dos empresas más.

Storytelling (contar una historia) no es nada nuevo. El otro día escuché un podcast donde dijo el locutor que las religiones llevan usando el storytelling desde hace miles de años, con lo cual tiene que tener potencial para conseguir que te crean, sigan y compren.

En aquella silla giratoria negra tan dura que me sirvió para lanzarme al mundo del marketing digital, se creó la base sobre mi trabajo desde entonces: conseguir resultados para que crezcan mis clientes. Por eso no tengo contratos de permanencia anual. Por eso todos mis clientes pueden cancelar su acuerdo conmigo a final de cada mes. Ese objetivo lo tengo siempre en mente, y es el objetivo principal de todo mi equipo. Forma parte de mi marca; parte de mi «story» personal.

El viaje del heroe

No se puede hablar de storytelling, sin hablar de la estructura básica de cada «story», el «viaje del héroe» (hero’s journey):

  1. El mundo ordinario
  2. La llamada de la aventura
  3. La reticencia del héroe
  4. El encuentro con el mentor
  5. El cruce del umbral (la transformación)
  6. El desafío más grande
  7. La recompensa
  8. (La última gran batalla)
  9. El retorno a casa (con la poción mágica)

Si ahora comparas esta estructura con todo tipo de películas, novelas, o historias que nos cuentan las marcas en sus anuncios, verás que no se suelen saltar muchas fases.

La historia de tu marca

Lo bueno que tienen las historias es que nos atraen emocionalmente. Escuchar una historia triste, nos provoca sentimientos de tristeza. Ver un niño con vaqueros sonriendo, corriendo por un parque y tirándose por un tobogán rojo, nos provoca sentimientos de felicidad y alegría.

Y, aunque olvidemos partes de la historia que nos cuenta una marca, o la historia completa – no olvidaremos tan fácilmente como nos hizo sentir. Y este sentimiento, junto con la asociación con la marca, representa el verdadero potencial.

Si quieres comentar cómo podría ayudarte la táctica del storytelling para posicionar tu marca y fomentar la venta, envíame tu historia a [email protected].